21/1/15

Compañías de EE.UU. ayudarían a mejorar baja conectividad a Internet en Cuba: ¿pero el culpable no era el Gobierno cubano?

José Manzaneda, coordinador de Cubainformación.- Acerca de las esperanzadoras medidas de la Administración Obama para aliviar algunos aspectos del bloqueo a Cuba, cierta prensa internacional ha informado con un tono de clara exageración. El diario español “El Mundo” titulaba que “EEUU afloja drásticamente el embargo comercial a Cuba” (1).

Pero “drásticamente” significaría que Washington ha eliminado la mayor parte de las sanciones y prohibiciones del bloqueo, algo que dista mucho de ser cierto (2). El bloqueo sigue intacto, así como la prohibición de viajar libremente, como turista, desde EEUU a la Isla. Ahora –y eso sí es un avance positivo- se permiten llevar a cabo, sin licencia especial, viajes que se enmarquen en 12 supuestos concretos.

Otra de las medidas es la autorización que tendrán las compañías de telecomunicaciones para operar, comerciar e invertir en Cuba. Y en la información sobre este aspecto hay algo que llama poderosamente la atención. Los mismos medios que, durante años, han extendido la idea de que el Gobierno cubano no desarrollaba la conectividad a Internet, o la ofrecía a precios prohibitivos, en una estrategia de censura informativa y control ideológico... ahora contradicen este mensaje (3).

Leemos en CNN en Español que “Estados Unidos permitirá a sus compañías (...) crear infraestructura en telecomunicaciones (...) en la isla de Cuba (...), que mejore los servicios en áreas como la telefonía y el Internet” (4).

En los diarios españoles “El País” (5) y “El Mundo” (6) leemos un párrafo idéntico, copiado de la propia nota de prensa de la Casa Blanca, que ni siguiera aparece entrecomillada: “las empresas estadounidenses van a poder exportar teléfonos celulares, (...) ordenadores y participar en el desarrollo de las infraestructura de acceso a Internet en Cuba”.

Son los mismos medios que, en los últimos años, han dado espacio constante a la “disidencia” cubana cuyo mensaje, repetido hasta la saciedad, es que la baja y sumamente cara conectividad a Internet en Cuba se debe a una decisión política del Ejecutivo de La Habana (7) (8).

Las preguntas son evidentes: ¿si Cuba solicita y acepta que empresas de EEUU colaboren en la modernización de su infraestructura de Internet... dónde está la política de cercenar la red? ¿Si la dirección de la empresa telefónica cubana Etecsa lleva años repitiendo que su objetivo es llevar Internet a la viviendas de la población (9), y acaba de anunciar que abrirá 136 nuevas salas de navegación... dónde está el objetivo de limitar Internet (10)? ¿Si los medios nos dicen ahora que “Estados Unidos permitirá a sus compañías crear infraestructura en telecomunicaciones (en Cuba)”, quien es el principal responsable de la dificultad de acceso a la red en la Isla? ¿El Gobierno de Cuba? ¿O será más bien el de EEUU (11)?


Notas

Publicar un comentario