Presidentes desde el G77 por un nuevo orden internacional

Evo Morales, Rafael Correa y Raúl Castro expresaron su solidaridad con Venezuela a pocas horas de que comience la cumbre del G77+China que reúne en Bolivia a delegaciones de 119 países.

A horas de la inauguración de la cumbre del G77 + China, los presidentes de Bolivia, Ecuador, Venezuela y Cuba advirtieron que la región enfrenta un proceso de restauración conservadora y convocaron a diseñar un nuevo orden internacional desde ese encuentro multilateral que reúne en Santa Cruz a delegaciones de 119 países.

La jornada estuvo marcada por el arribo de las delegaciones, que a partir de esta noche participarán en la cumbre y que antes asistieron al encuentro social que se realizó en el estadio Tahuichi Aguilera


A su arribo al país, el presidente de Ecuador, Rafael Correa, advirtió que la región atraviesa un proceso de restauración conservadora y llamó a consolidar la unidad de los gobiernos progresistas en el encuentro de Santa Cruz, para promover la instauración de un nuevo orden internacional.

"Hay una restauración conservadora en marcha, una derecha nacional e internacional con estrategia de poder coordinadas y articuladas, por eso los pueblos de nuestra América, los movimientos progresistas y de izquierda, también debemos estar más articulados, unidos y coordinados que nunca y que está reunión sirva para aquello", pidió a los participantes en la Cumbre del G77 más China, según informó desde Santa Cruz la agencia estatal ABI.

Dijo que "sólo unidos" en Latinoamericana y el mundo los pobres podrán hacer escuchar su voz. "Ya superaron el aturdimiento en el que los dejó la debacle del neoliberalismo, la llegada de gobiernos progresistas y patriotas y claramente a nivel regional hay una restauración conservadora que quiere acabar con los gobiernos progresistas", insistió.

Apunto que una señal de esto son las amenazas permanentes contra el gobierno democrático del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

El anfitrión de la cita, el presidente Evo Morales, también denunció los ataques contra Venezuela y advirtió el riesgo de que América Latina de convierta en “un segundo Vietnam”.

Afirmó que continúan los ataques del gobierno de Barack Obama contra el pueblo de Venezuela y también llamó a la unidad para enfrentar estas y otras agresiones.

En la misma línea, su homólogo de Cuba, Raúl Castro, instó a defender la democracia venezolana ante la "injerencia del imperialismo" y exhortó a la unidad regional para consolidar los procesos revolucionarios de los gobiernos progresistas.

"Venezuela es hoy el borde delantero de la defensa de nuestra independencia libertaria y dignidad, sería un duro golpe si se frena el proceso de verdadera integración en marcha en la que participan diversas organizaciones internacionales", argumentó, según informó ABI.

A su turno, Maduro denunció que su país enfrenta una conspiración que pretende dividir su país para lograr una intervención nacional que luego se apodere de sus riquezas naturales. Por ello, dijo que el "gran reto" de la Cumbre del G77+China es defender el derecho de los pueblos de quienes pretenden saquear las riquezas naturales de los países.

"Tenemos que levantar las banderas de la lucha contra el intervencionismo imperial, contra las políticas que pretenden dividir a nuestros pueblos, pretenden reconquistarnos en nuevas fórmulas", subrayó.

En esa línea, aseguró que el "gran reto" de la Cumbre del G77+China es defender el derecho de los pueblos de los que pretenden saquear las riquezas naturales de los países. Llamó a "relanzar con más fuerza el G77 y colocar adelante en la vanguardia de los organismos de la lucha por un nuevo orden internacional y dar la batalla por hacer un cambio climático definitivo en los sistemas que han destruido el planeta".

También el vicepresidente de Irán, Eshaq Jahangiri, se pronunció en la misma línea y exhortó a establecer un nuevo orden mundial para vivir bien en los debates de la Cumbre del G77+China.

"Estamos aquí con el fin de establecer un nuevo orden mundial para vivir en bienestar", declaró ante miles de representantes de organizaciones sociales que asistieron al Encuentro Plurinacional para la Integración de los Pueblos.

Fuente: La Razón