16/6/14

¿Por qué Obama canjea a Bowe Berghdal y no a Alan P. Gross?

Néstor García Iturbe.- Este 16 de junio, Fulton T. Armstrong publicó un artículo en el Jewish Daily Forum, el cual plantea algunos hechos con los cuales estoy de acuerdo y considero que hace un enfoque realista sobre el tema principal del mismo, referido a la situación del contratista Alan Gross.

Fulton T. Armstrong es una persona de amplia experiencia en problemas relacionados con la política exterior de Estados Unidos. Trabajó con Asesor Principal del Presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, dentro de la Comunidad de Inteligencia de Estados Unidos fue Oficial Nacional para América Latina, en el Centro para Estudios Latinos y Latinoamericanos de la American University ocupa el cargo de Investigador Titular, a lo que debe agregarse los años de trabajó en Cuba como uno de los principales jefes de la Sección de Intereses de Estados Unidos en la Habana.

El artículo de Armstrong se titula ¿POR QUÈ NO ESTÁ ALAN GROSS EN EL PROXIMO AVIÓN HACIA ESTADOS UNIDOS DESPUÉS DE LO DE BOWE BERGHDAL? Realmente yo me pregunto
lo mismo, aunque en mi caso, no puedo pasar por alto la situación de los tres cubanos anti-terroristas que se encuentran en cárceles estadounidenses. Mi pregunta, un poco más completa que la Fulton, sería ¿NO PUEDEN REGRESAR A CUBA GERARDO, RAMON Y ANTONIO, EN EL MISMO AVIÓN QUE LLEVARÁ A GROSS A ESTADOS UNIDOS?

Considero que en el artículo de Fulton se explican ampliamente las actividades en que estuvo involucrado Gross, en el mismo plantea:
“Las actividades que Gross estaba realizando en Cuba, cuando fue arrestado a finales del 2009 fueron instigadas, aprobadas y totalmente financiadas por el gobierno (de Estados Unidos). Esto era parte de los 45 millones anuales aprobados por la administración Bush como parte de la estrategia para cambiar el gobierno de Cuba. Gross simplemente estaba ejecutando la política que de forma entusiasta había sido acogida por altos funcionarios.”
Más adelante agrega: “Han denigrado las leyes cubanas- si un agente del gobierno cubano fuera capturado en los Estados Unidos organizando una red sofisticada y secreta de comunicaciones, como lo estaba haciendo Gross, el mismo tendría que enfrentar serias acusaciones… El gobierno cubano arrestó y condenó a Gross por tres razones principales: Realizando su trabajo en el “programa para promover la democracia”, violó las leyes cubanas ( y en los informes de sus viajes dejó claro, que sabía lo que estaba haciendo ); La Habana quería refrenar actividades similares a esta y el gobierno cubano confió en la retórica del presidente Obama relacionada con “un nuevo comienzo” en las relaciones bilaterales y vio en esto una oportunidad de forzar a Washington para que se involucrara en un dialogo serio.”

Otro aspecto a tomar en consideración para que el mismo avión pueda ser utilizado en ambas direcciones es que Gross, de su condena, ha cumplido cuatro años y medio, tal y como plantea Fulton, sin embargo los tres cubanos presos en Estados Unidos han cumplido más de quince años de prisión. Aunque Fulton lo señala, en mi análisis no voy a incluir la diferencia de estar en una cárcel estadounidenses, de vez en cuando en celda solitaria, a “estar en una celda en un hospital cubano, con una buena atención médica.”

Coincido con la visión de Fulton Armstrong de que un canje de prisioneros, en este caso, sería menos riesgoso para la Seguridad de Estados Unidos que el canje de Bergdahl por cinco Talibanes, cuyas memorias del tratamiento recibido en la cárcel de Guantánamo no deben ser muy agradables. Coincido también con él de que este canje de prisioneros, de efectuarse, necesariamente no debe ir acompañado de una declaración de Obama relacionada con el levantamiento del bloqueo o el restablecimiento de las relaciones entre ambos países.

El que Gross pueda unirse a su familia, al igual que Gerardo, Ramón y Antonio es un gesto humanitario y altruista, que será reconocido, además de por sus familiares, por las comunidades donde viven y por el pueblo de las dos naciones.

Esto está dentro de las facultades que tiene el presidente Obama, ahora falta saber si tiene lo demás que necesita para tomar la decisión.

16 de junio del 2014

Dr. Néstor García Iturbe es editor del boletín electrónico El Heraldo (Cuba)
sarahnes@cubarte.cult.cu

Título original:  Sobre el artículo de Fulton Armstrong en ALAI

Publicar un comentario