Snowden describe como “íntima” relación de espionaje entre EE.UU. y Alemania

Norelys Morales Aguilera.- Cuando dos elefantes pelean sufre el césped, cuando hacen el amor, sufre más, reza un proverbio africano, al que gusto de citar y al que se puede volver una y otra vez cuando vemos los actuales escándalos por espionaje sin límites de Estados Unidos, contra amigos o enemigos.

Sus llamados enemigos han protestado y tomado provisiones, mientras los amigos hacen alardes mediáticos y por detrás aprueban dudosas prácticas que el aparato institucional norteamericano ha entronizado mediante su poder, chantajes o fraudes.

Los medios dan cuenta de que en Alemania, Chaos Computer Club, un grupo de hackers, ha presentado una querella criminal, acusando al gobierno de la Canciller Ángela Merkel de colaborar
ilegalmente con el espionaje de ciudadanos alemanes perpetrado por Estados Unidos.

El clamor en Berlin estalló previamente frente a la noticia de que Estados Unidos espió el teléfono celular de Merkel, que se mantuvo indiferente ante las denuncias de espionaje, hasta que se supo que espiaron su teléfono y se vio obligada a protestar públicamente.

Sin embargo, el grupo ahora acusa al gobierno de Merkel de colaborar ilegalmente con la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos, NSA, y su homóloga británica GCHQ.

En una reciente entrevista con la cadena de televisión alemana NDR, citada por Democracy Now!, el informante de la NSA Edward Snowden describió la relación entre las agencias de espionaje alemanas y estadounidenses.

Así lo dijo Snowden:

"Yo la describiría como íntima. De hecho, la primera forma en que lo describí en nuestra entrevista por escrito es que los servicios alemanes y estadounidenses están en la misma cama. Ellos no sólo comparten información, los informes sobre los resultados de sus actividades de inteligencia, sino que también comparten las herramientas e infraestructura. Trabajan juntos contra objetivos conjuntos en los servicios y hay un gran peligro en esto”.

Dicho está.


Comentarios