4/1/14

Confirma Fariñas operación de la terrorista FNCA con juguetes para 700 niños cubanos

Guillermo Fariñas con el terroristas Posada Carriles
Norelys Morales Aguilera.- Los terroristas que simulan ser pacifistas son los peores. A ellos pertenece la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA), una organización paramilitar terrorista bajo el paraguas de la Agencia Central de Inteligencia y el Pentágono, que ha pretendido cambiar su imagen hacia un ente conciliador y humanista, siguiendo las “buenas prácticas” de la doctrina Obama, a quien le entrega fondos, también de los mismos que el gobierno asigna para la subversión en Cuba.

Corruptela aparte, la mano peluda del terrorismo, de la FNCA, también levantada por sus
asalariados en la Isla, ha emprendido una serie de acciones intentando cambiar las bombas por campañas mediáticas y acciones de variado matiz.

La más reciente es una engañifa con el supuesto desinteresado objetivo de ofrecer juguetes para los niños en Cuba, pero la mismísima Berta Soler la jefa de las Damas que sirven a los designios de Estados Unidos se encargaba de explicarlo diciendo que iban a “hacer feliz a algún niño”, olvidando a los que han sido víctimas de bombas, voladura de un avión o sencillamente las privaciones que el bloqueo ocasiona en hospitales, escuelas y en toda la vida económica y social cubana.

No hay falacia mayor. Y, lo pensaron. Habían anunciado que ofrecerían regalos gratis a los niños el Día de los Reyes Magos, el 6 de enero, pero se dieron cuenta de que los infantes estarían en las aulas. Entonces trasladaron en show para el 4, sin recato o moderación.

Se trataba de distribuir propagandísticamente ¡700 juguetes! en toda la Isla, según dijo una contrarrevolucionaria a El Nuevo Herald. La entrega de la ridícula cifra es manipuladora en manos terroristas, si solo tomamos en cuenta que la FNCA recibe este año a través de la USAID 3,4 millones de dólares, por no mencionar los pagos a mercenarios.

Pero el diario de la cloaca miamense informó: “Agentes cubanos confiscan juguetes que los opositores iban a distribuir” ¿Había que permitirles la “gracia”?

Y, ¿quienes justifican la desvergüenza de los terroristas? Pues obviamente sus mantenidos en Cuba. Una de ellas, Berta Soler, a quien la Fundación ha convertido “depositaria de su ideal renovador del terrorismo al pacifismo”, que trágicamente se considera “saqueada” y que alardeando dijo que continuaría con sus planes.

El otro de los mantenidos y aupados es Guillermo Fariñas, el amigo del connotado terrorista Luis Posada Carriles, que este fin de año se exhibía en un restaurante de Miami, sin el más mínimo arrepentimiento por sus cientos de víctimas, incluidos niños.

La argumentación de Fariñas al propio medio resulta repulsiva: “el dinero para comprar los juguetes en tiendas cubanas fue donado por empresarios cubanos en el sur de la Florida “personalmente de sus bolsillos” en un esfuerzo coordinado por la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA).“No es ninguna vergüenza decir que exiliados cubanos son capaces sin condiciones de enviar dinero para regalar juguetes a los niños”, dijo desde su casa en Santa Clara, en la zona central de Cuba.” (Sic)

¡El dinero de la Fundación ni es de sus bolsillos ni es sin condiciones! Él lo sabe bien.

Vayan y vengan de Miami. Muéstrense al mundo con su hipocresía y mercenarismo, pero no toquen a los niños, lo más preciado de la nación. No jueguen los jueguitos de terroristas, que disfrazados de pacifistas son los peores.





 


Publicar un comentario