EE.UU. quiere que usted use un correo electrónico que pueda espiar

Norelys Morales Aguilera.- El 6 de junio de este 2013 el diario The Guardian divulgaba que en virtud de una orden judicial secreta la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) tenía acceso a registros telefónicos y en Internet de millones de usuarios de la operadora de telefonía Verizon en EE.UU. La Casa Blanca defendió la necesidad de registrar las llamadas telefónicas de los ciudadanos de EEUU, por considerarlo "una herramienta crítica" para combatir al terrorismo.

Al día siguiente, los diarios The Washington Post y The Guardian revelaron dos programas ("Prism" y “X-Keyscore”) de espionaje secretos: uno que registra datos de llamadas en EE.UU. y otro que permite a la inteligencia estadounidense acceder a servidores de las principales compañías de Internet con el pretexto de buscar conexiones con el terrorismo internacional. La revelación explicó que la NSA y la FBI recaban datos directamente de los servidores de Microsoft, Yahoo, Google, Facebook, PalTalk, AOL, Skype, YouTube y Apple.

En esencia las revelaciones de Snowden han evidenciado un espionaje planetario al que no escapan ni individuos ni naciones, aliadas o enemigas de Estados Unidos. Glenn Greenwald, el periodista estadounidense que publicó documentos filtrados por el ex contratista de seguridad Edward Snowden, planea hacer nuevas revelaciones "en los próximos 10 días" respecto a los programas secretos de vigilancia de Washington en Internet, según Reuters.

"Los artículos que hemos publicado hasta ahora son una parte ínfima de las revelaciones que deben ser publicadas", dijo Greenwald el martes anterior en una audiencia legislativa en Brasilia que investiga la vigilancia estadounidense en internet en Brasil. "Van a haber más revelaciones sobre el programa de espionaje del Gobierno de Estados Unidos y sobre la manera en que están invadiendo las comunicaciones de Brasil y Latinoamérica", destacó.

La información es tan voluminosa que el columnista del diario Británico The Guardian, que vive en Río de Janeiro, dijo que ha reclutado a expertos para entender los entre 15.000 y 20.000 documentos clasificados de la NSA y que algunos de ellos "son muy complejos y que llevan mucho tiempo para leer".

Esto explica la severidad del empeño del gobierno norteamericano que ha llegado a la suspensión del encuentro previsto entre Barack Obama y Vladimir Putin en Rusia por dar asilo a Snowden, que es como para no tomarse a la ligera el empeño de “matar al mensajero”, dejando de lado el asunto de fondo que son los crímenes y la impunidad de Estados Unidos, tal y como viene sucediendo con el soldado Bradley Manning que se vinculó a WikiLeaks y reveló los crímenes de guerra de su propio país.

Repercusiones y debates hay desde Estados Unidos al resto de las latitudes, aunque los que al parecer se han tomado más seriamente el asunto del espionaje son los países latinoamericanos, que han planteado el asunto en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, este 6 de agosto, por medio de la presidenta de Argentina, Cristina Fernández, que recordó a Estados Unidos que la época de espías de la guerra fría ya no existe y abogó por una regulación global para asegurar la soberanía de los estados y la privacidad de los ciudadanos.

Mientras tanto, lo primero que hizo Washington sabidas las revelaciones fue abrir una investigación penal contra Edward Snowden para “detenerlo” al tiempo que los servicios federales recreaban todos los pasos que tomó Snowden para filtrar la información. Eso supone tratar de entrar en su cuenta de correo electrónico.

“SI SUPIERAN LO QUE YO SÉ, DEJARÍAN DE USAR EL EMAIL”

Esto dijo Ladar Levison, fundador de “Lavabit”, el servicio de correo electrónico no muy generalizado, pero seguro que tenía como principal característica el garantizar la privacidad de sus usuarios y fue utilizado por Snowden para convocar un encuentro con políticos y activistas de Rusia, intentando desbloquear su retención en la zona de tránsito del aeropuerto de Moscú.

Ante las presiones del gobierno de EE.UU. Levison aparentemente recibió una orden de registro secreta emitida por la NSA, pero ha preferido cerrar el servicio antes que violar la confianza de sus usuarios. Así afirmó:

“Me he visto obligado a tomar una decisión difícil: convertirme en cómplice de los crímenes contra el pueblo estadounidense o poner fin a casi diez años de duro trabajo y cerrar Lavabit. Después de pensarlo mucho, he decidido suspender las operaciones. Ojalá pudiera compartir, de manera legal, los hechos y acontecimientos que me han llevado a tomar esta decisión. No puedo hacerlo.”

Los fines de” Lavabit”, dijo, no eran, de ninguna forma, evitar o rodear a la justicia, simplemente ofrecer un servicio verdaderamente seguro de intercambio de información sin miedo a ser espiado por terceros, ya sea un gobierno u otro individuo. Para Levison lo que realmente sorprende son los métodos usados por la NSA para obtener información.

Menos de 24 horas después del inesperado cierre de Lavabit, el 9 de agosto, la también estadounidense “Silent Circle”, un doble seguro de Skype, cerró su servicio de correo electrónico cifrado. La empresa explicó que cancelaba su producto Silent Mail por prevención. El director de esa empresa, Michael Janke, afirmó: “hemos tomado la decisión de clausurar el servicio para proteger a todo el mundo antes de que aparezcan los hombres del traje".

"Silent Circle lo utilizan personas de las más altas esferas, personas que están sometidas a mucha vigilancia, como jefes de Estado, grupos de derechos humanos, periodistas y unidades de operaciones especiales de muchos países", explicó Janke, según Rusia Today.

Las noticias también dan cuenta de que TOR, una red anónima de Internet, ha sufrido el peor ataque de su historia por parte de los EEUU con la detención de su fundador, Eric Eoin Marques, en Irlanda, que será deportado a los EEUU por delitos de pornografía infantil. Se sospecha que en esta red se traficaba para cometer delitos, pero se empleaba también un correo electrónico seguro. El servidor ‘incautado’ y todas los servicios alojados en él están en manos del FBI y de la NSA por lo que todo aquél que haya usado los mismos o transitado por sus páginas, será fácilmente localizable.

Tras la persecución contra Snowden el espionaje y la intromisión de Washington ha llegado a los correos electrónicos considerados seguros. Por lo pronto, nadie ya puede prescindir de los e-mails, pero tampoco puede dudar de que puede ser investigado ilegalmente: han caído tres servicios de correo electrónico que no formaban parte del programa PRISM y tampoco podían ser espiados usando XKeyscore.

“Use un correo que podamos espiar” parecen decir los servicios de inteligencia de Estados Unidos.|Cubahora.cu


Comentarios