Con Cristina y Argentina en el Consejo de Seguridad de la ONU por vez primera la CELAC

Foto: TeleSUR
La jefa de Estado de Argentina, Cristina Fernández, presidirá este martes una sesión del Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas (ONU), en el que se debatirá sobre la cooperación entre las organizaciones regionales para el mantenimiento de la paz y la seguridad, para exigir acciones contra el espionaje internacional y una reforma de la instancia multilateral.

En la sesión participarán también los cancilleres de Cuba, Bruno Rodríguez, y de Perú, Eda Rivas, quienes hablarán en nombre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) y de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur), respectivamente, según TeleSUR.
De igual manera, intervendrán el secretario general del ente, Ban Ki-moon, y dirigentes de la Liga Árabe, la Unión Africana, la Organización de Estados Americanos, la Asociación de Estados del Sudeste Asiático y la Unión Europa, entre otras agrupaciones.

El debate se realizará un día después del encuentro de Fernández con Ban Ki-moon, en el que la Mandataria reconoció la necesidad de replantear los organismos multilaterales, para que sirvan como verdaderos intermediarios en los conflictos.

En ese sentido, destacó cómo Unasur y la Celac han sido foros capaces de solucionar conflictos entre países de la región latinoamericana y caribeña, en los últimos años.

"Venimos sosteniendo en el marco de la Asamblea General (de la ONU) la eficacia de esos organismos multilaterales, por ser auténticos intermediarios en los conflictos y poder resolverlos con resultados positivos para todos", reflexionó.

Asimismo, resaltó que “mañana es un día más que importante, porque participa por primera vez la Celac, presidida temporalmente por Cuba", tras la reunión que sostuvo con el Secretario General de la ONU, en la sede central del órgano en Nueva York, este de Estados Unidos.

Durante la cita, la Presidenta aprovechó la ocasión para reiterar la necesidad de reformar el Consejo de Seguridad, "no con la óptica de sólo ampliar el número de miembros permanentes, sino realmente elegir un método de funcionamiento diferente".

Por otro lado, también condenó ante Ban el agravio sufrido en Europa por su homólogo boliviano, Evo Morales, hecho que calificó como "una clara y flagrante violación al derecho internacional, a la Convención de Viena, la soberanía nacional, además de una afrenta personal a un jefe de Estado y a una sociedad".

Asimismo, criticó el espionaje internacional, especialmente emprendido por Estados Unidos y reclamó una "regulación global en esta materia", no sólo "por una cuestión que tiene que ver con la paz y la seguridad de las naciones, sino también con la seguridad y privacidad de los individuos".

"Creemos que estas cuestiones tienen que debatirse con altura, sin necesidad de adjetivaciones y discursos de barricadas; los problemas están, existen y debemos abordarlos", subrayó.

La mandataria asistió al encuentro con su canciller Héctor Timerman, las embajadoras argentinas ante Estados Unidos y la ONU, Cecilia Naón y Marita Perceval, respectivamente, y el secretario de Comunicación Pública, Alfredo Scoccimarro.

Al mediodía, en el intervalo de las deliberaciones, Fernández ofrecerá un almuerzo oficial, del que participarán Ban Ki-moon, cancilleres, representantes de los países miembros del Consejo y de organizaciones regionales. Por la noche dará por cerrada su agenda y viajará de regreso a Buenos Aires.

Argentina recibió este lunes la titularidad del órgano de 15 miembros, al cual accedió el pasado primero de enero para un mandato de dos años. Se trata de la novena ocasión que integra el Consejo, tras haberlo hecho antes en los bienios 1948-49, 1959-60, 1966-67, 1971-72, 1987-88, 1994-95, 1999-2000 y 2005-06.

Los otros miembros actuales son Ruanda, Australia, Corea del Sur, Luxemburgo, Guatemala, Marruecos, Togo, Pakistán y Azerbaiyán, junto a Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Rusia y China, países que tienen carácter permanente y el privilegio del veto.