6/4/13

¿Será Beyoncé víctima de la intolerancia fascista de la ultraderecha anticubana?

Norelys Morales Aguilera.- La afamada estrella norteamericana Beyoncé y su esposo el rapero Jay-Z [1] llegaron a Cuba el pasado miércoles en una visita turística. Durante tres días de estancia en la Isla, la multifacética cantante compartió con sus fans, caminó por las históricas calles de la Habana Vieja, interactuó con niños y jóvenes, bailó a ritmo de conga y corneta china. Degustó la comida cubana en diversos restaurantes de la ciudad.

En la noche del jueves, la compañía cubana de teatro infantil La Colmenita ofreció un concierto exclusivo a la pareja, en el que la cantante no pudo contener su emoción. “Hermoso” fue el calificativo que empleó para describir el espectáculo desarrollado por niños cubanos. [2]

Pero, ni cortos ni perezosos, los congresistas mafiosos Ileana Ros-Lehtinen y Mario Díaz Balart enviaron una carta a Adam Szubin, Director de la Oficina de Control de Activos Extranjeros, OFAC, del Departamento del Tesoro, en la que solicitan información sobre el tipo de licencia que recibieron para viajar a Cuba la cantante Beyoncé y su esposo el productor Jay-Z, según el sitio fascista martinoticias.com. [3

La misiva recuerda que las leyes de EE.UU. prohíben expresamente conceder licencias para transacciones financieras relacionadas con "actividades turísticas" en Cuba. Apunta que en caso de haberse otorgado a los artistas licencias para los llamados viajes “de pueblo a pueblo”, una asesoría emitida por la OFAC precisa que éstas sólo se conceden a grupos que puedan certificar que los participantes dedicarán todo su tiempo a actividades de intercambio educativo que den lugar a una interacción significativa entre los viajeros y personas en Cuba.

Aprovechando la espuria inclusión de Cuba como estado terrorista por Estados Unidos unilateralmente, los mafiosos norteños dicen que tal condición prohíbe a ciudadanos estadounidenses gastar en la isla su dinero para actividades turísticas.

Finalmente los dos legisladores de ultraderecha argumentan que las restricciones a los viajes turísticos a Cuba son medidas de sentido común para evitar que los dólares estadounidenses apuntalen al régimen, que se opone invariablemente a los intereses de seguridad de Estados Unidos.

No serían Beyoncé y su familia los únicos norteamericanos que son violentados en sus derechos por las leyes absurdas del bloqueo, y además perseguidos con saña por personajes del talante mafioso de los congresistas Ros-Lehtinen y Mario Díaz Balart. Así de absurdas y abusivas son las leyes norteamericanas para que prospere la intolerancia de la ultraderecha anticubana.

Notas

[1] http://islamiacu.blogspot.com/2013/04/alborotada-la-habana-con-beyonce.html
[2] http://www.cubadebate.cu/noticias/2013/04/05/beyonce-y-jay-zestuvieron-en-cuba-fotos
[3] http://www.martinoticias.com/content/article/21219.html
Publicar un comentario