Reconocidas por líderes religiosos las libertades en Cuba

Líderes de instituciones religiosas de Cuba han reconocido las libertades existentes en la isla para el ejercicio del culto y sus vínculos con la sociedad.

Musulmanes, cristianos, budistas y judíos expresaron a medios de prensa sus criterios en torno a un tema recogido en el artículo 8 de la Constitución de la República, que señala: "El Estado reconoce, respeta y garantiza la libertad religiosa (…) Las distintas creencias y religiones gozan de igual consideración".

"Las autoridades del Gobierno están a favor de la total y completa libertad de religión de la gente, eso se expresa no solo en la Constitución sino en acciones", opinó en declaraciones al diario Granma el presidente de la Liga Islámica de Cuba, Pedro Lazo.

Según Lazo, miles de musulmanes, incluidos estudiantes extranjeros, celebran libremente las actividades propias de su religión, como el Ramadán.

Aunque la Liga Islámica surgió de manera oficial en 2007, desde la década de 1990 practicábamos y nunca tuvimos ningún problema, aseguró.

Por su parte, la directora general de la Soka Gakkai de Cuba, Joannet Delgado, consideró que el escenario en la isla es favorable para la práctica del budismo y de otras manifestaciones.

Quienes nos visitan ven aquí una libertad religiosa que contrasta con la propaganda anticubana que reciben en el extranjero, precisó en diálogo con Prensa Latina.

De acuerdo con Delgado, la institución que dirige no tiene obstáculos para llevar adelante su labor de crear valores en las personas, entre ellos la convivencia pacífica y la armonía con la naturaleza.

Para el presidente de la Iglesia Morava cubana, Armando Rusindo, en la mayor de las Antillas se percibe "un despertar de la fe, que se nota en la cantidad de gente que asiste a las iglesias".

Los seguidores de la Iglesia que surgió en 1457 en Europa Oriental se incorporaron en 2003 al Consejo de Iglesias de Cuba como asociados fraternales, aunque pudieron realizar sus actividades desde antes de ese momento, dijo.

Asimismo, el vicepresidente de la Comunidad Hebrea, David Prinstein, expuso a Granma el amplio accionar de esa entidad integrada por unos mil 500 miembros.

Se trata de una comunidad pequeña en cuanto a miembros, pero es grande desde el punto de vista de dinamismo, la cantidad de programas y proyectos que existen, estimó.

Prinstein destacó que Cuba es un país sin manifestaciones antisemitas.

La cuestión de la libertad religiosa está incluida en el informe que Cuba presentará mañana en Ginebra ante el Consejo de Derechos Humanos, en su ejercicio del Examen Periódico Universal, al cual deben someterse todas las naciones de la ONU.

"En Cuba se respetan todas las creencias sin discriminación alguna y se protege la libertad de culto. Se continúa garantizando y promoviendo la plena libertad religiosa de todos los ciudadanos y, sobre esa base, el Gobierno mantiene y consolida buenas relaciones con todos los credos e instituciones religiosas en el país", refleja el documento.

Comentarios