¿Quién financia la gira de la opositora cubana Yoani Sánchez?

Yoani Sánchez, conocida detractora de la Revolución Cubana, se encuentra actualmente de gira por varios países en medio de una campaña contra el Gobierno cubano.

En su primera parada, en Recife, al norte de Brasil, el recibimiento de Sánchez no fue tan plácido como se imaginaba. Un grupo personas le esperaba con pancartas en su contra y en solidaridad con el Gobierno cubano. En São Paulo, durante la lectura y firma de su último libro, también se encontró con protestas, a las que, ante la impotencia, calificó como “violación de su derecho a la expresión”.

En su segunda escala, en Praga, la opositora cubana mantuvo reuniones con miembros del derechista Gobierno checo, cuyo ministro de Exteriores, Karel Schwarzenberg, mantiene desde hace años vínculos permanentes con la oposición cubana.


Yoani Sánchez todavía tiene que visitar México, EEUU, Argentina, Canadá, Perú, España, Italia, Polonia, Alemania, Países Bajos y Suiza. Movimientos sociales en solidaridad con Cuba y organizaciones que apoyan los procesos de cambio que vive actualmente América Latina se preguntan quién financia una gira de esa magnitud por varios países y continentes, que implica unos costes considerables en transporte, hospedaje y dietas.

Y es que Yoani Sánchez es un personaje peculiar en el universo de la oposición cubana. Jamás ningún opositor se ha beneficiado de una exposición mediática tan masiva ni de un reconocimiento internacional de semejante dimensión en tan poco tiempo. Por ello, algo lleva a pensar que poderosos intereses y grandes sumas de dinero parecen esconderse detrás de su figura.

En apenas un año de existencia, aunque existen decenas de blogs más antiguos y no menos interesantes que el de Sánchez, la bloguera cubana consiguió el Premio de Periodismo Ortega y Gasset, dotado con 15.000 euros, el 4 de abril de 2008, otorgado por el diario español El País. De costumbre, este premio se otorga a periodistas o escritores que presentan una larga carrera literaria. Es la primera vez que una persona con el perfil de Sánchez lo obtiene. Desde entonces, la bloguera ha obtenido más de 250.000 dólares por distintos premios concedidos.
Vínculos con Estados Unidos

Yoani Sánchez está en estrecha relación con la diplomacia estadounidense en Cuba, como señala un cable, clasificado “secreto” por su contenido sensible, que emana de la Sección de Intereses Norteamericanos (SINA). Michael Parmly, antiguo jefe de la SINA en La Habana, que se reunía regularmente con Yoani Sánchez en su residencia diplomática personal como lo indican los documentos confidenciales de la SINA, hizo partícipe de su preocupación respecto a la publicación de los cables diplomáticos estadounidenses por Wikileaks: “Me molestaría mucho si las numerosas conversaciones que tuve con Yoani Sánchez fueran publicadas. Ella podría pagar las consecuencias toda la vida”. La pregunta que viene inmediatamente en mente es la siguiente: ¿por cuáles razones Yoani Sánchez estaría en peligro si su actuación, como lo afirma, respetan el marco de la legalidad?

En 2009, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos ordenó el cierre de más de ochenta sitios Internet relacionados con Cuba que fomentaban el comercio y violaban así la legislación sobre las sanciones económicas. Curiosamente, el sitio de Yoani Sánchez no fue cerrado mientras que éste propone la adquisición de su libro en italiano, además a través de Paypal, sistema que ningún cubano que vive en Cuba puede utilizar a causa de las sanciones económicas (que prohíben, entre otros, el comercio electrónico).

Sánchez también dispone de un Copyright para su blog “© 2009 Generación Y – All Rights Reserved” . Ningún otro bloguero cubano puede hacer lo mismo por las leyes del embargo. También se descubre que Sánchez hizo su registro de dominio mediante la empresa estadounidense GoDaddy, cuya principal característica es el anonimato. El Pentágono usa a GoDaddy para registrar sitios con toda la discreción necesaria. ¿Cómo Yoani Sánchez, una bloguera cubana que vive en Cuba, puede registrar su sitio mediante una empresa estadounidense, cuando la legislación sobre las sanciones económicas lo prohíbe formalmente?

Otro dato sorprendente. El sitio que aloja el blog de Sánchez dispone de un ancho de banda que es 60 veces superior al que dispone Cuba para todos sus usuarios de Internet. Otras preguntas surgen inevitablemente al respecto: ¿quién administra esas páginas en 18 idiomas? ¿Quién paga a los administradores? ¿Cuánto? ¿Quién paga a los traductores que trabajan a diario en el sitio de Sánchez? ¿Cuánto?¿Simple bloguera?

Lejos de ser una simple bloguera, Yoani Sánchez es la nueva figura de proa de la oposición cubana y goza del apoyo ahora público de Washington. Ella dispone de un sistema de financiación “legal” que consiste en recompensar la oposición al gobierno de La Habana mediante premios dotados de varias decenas de miles de dólares -en su caso más de 250.000 dólares-, como lo ilustra la avalancha de distinciones que ha recibido Sánchez, la nueva ninfa Egregia del Departamento de Estado, en el espacio de algunos meses.

El objetivo de Washington ya no es federar a la población cubana alrededor de estas personas que preconizan un cambio de sistema en Cuba, pues sabe que su discurso no es audible entre los habitantes de la isla, cuya mayoría permanece fiel al proceso revolucionario a pesar de las dificultades y vicisitudes cotidianas. La guerra es más bien de orden mediático. Al mantener la presencia de una oposición interna, incluso sin envergadura y carente de toda base popular, permite justificar su política de aislamiento y de sanciones contra el gobierno de La Habana en nombre de la lucha por “los derechos humanos y la democracia”.

LibreRed / Le Monde Diplomatique