Alcaldesa de Richmond defiende inocencia de antiterrorista cubano

La alcaldesa de Richmond, en California, Gayle McLaughlin, abogó porque el gobierno de su país escuche los argumentos que amparan la inocencia de Gerardo Hernández, uno de cinco antiterroristas cubanos, prisioneros políticos en Estados Unidos desde 1998.

Hernández "no tuvo nada que ver con el derribo de dos aviones de (la organización terrorista) Hermanos al Rescate en 1996", afirmó McLaughlin en respuesta a Prensa Latina.



La funcionaria señaló que el gobierno de su país debe darle la posibilidad al condenado "de saber cuáles fueron las supuestas pruebas que se usaron en su contra que lo sentenciaron a pasar el resto de su vida en prisión".

McLaughlin respaldó la demanda interpuesta en 2010 por el Centro de Derechos Humanos y Constitucionales (CDHC) de Los Ángeles, en la cual se exige a la administración estadounidense transparencia, a partir del Acta de Libertad de Información (FOIA, por su sigla en inglés).

El Centro solicita que sean revelados los documentos acerca de los vuelos ilegales de las avionetas de la organización anticubana, que en reiteradas ocasiones violaron el espacio aéreo de la nación caribeña sin que la Casa Blanca tomara medidas al respecto, pese a las advertencias de La Habana.

Grupos solidarios han planteado que de darse a conocer todos los expedientes relacionados con el derribo, incluidas las imágenes satelitales celosamente guardadas por Washington hace 17 años, se despejarían muchas interrogantes, la principal la inocencia de Hernández.

Según la alcaldesa el CDHC está "haciendo un trabajo muy importante en la búsqueda de transparencia, porque además todas las personas amantes de la justicia tienen derecho a saber qué oculta Estados Unidos en este caso".

Por el cargo de conspiración para cometer asesinato, referido al incidente de las avionetas, un tribunal de Miami le impuso a Gerardo Hernández en diciembre de 2001 una de las dos sentencias de por vida que pesan en su contra.

Gayle McLaughlin ha expresado reiteradamente su solidaridad con la causa de los Cinco, como son conocidos a nivel mundial Hernández, Ramón Labañino, Antonio Guerrero, Fernando González y René González (este último en libertad supervisada en Estados Unidos desde 2011).

El 5 de junio de 2012, la gobernante local envió una carta al presidente Barack Obama en la cual le pidió "un gesto humanitario para poner fin a esta arbitrariedad" (de la prisión de los antiterroristas).

Según escribió entonces, una solución en ese sentido sería un mensaje claro al mundo, una importante base para mejorar (las inexistentes) relaciones entre los dos países.

Los Cinco fueron arrestados el 12 de septiembre de 1998 en la ciudad de Miami cuando monitoreaban los actos criminales planificados, financiados y ejecutados por grupos extremistas de origen cubano que han ocasionado más de tres mil 400 víctimas fatales en la isla en las últimas cinco décadas.

Washington rompió nexos diplomáticos con La Habana el 3 de enero de 1961, un año después, el 3 de febrero de 1962, el entonces presidente John F. Kennedy firmó un decreto que oficializó el bloqueo económico y comercial de su país contra Cuba.