EEUU ni sabe cómo la USAID gasta sus millones en Cuba

Estados Unidos gastó 205 millones de dólares desde 1996 en los programas subversion y desestabilización en Cuba, pero el Departamento de Estado aún tiene que mejorar sus controles internos sobre cómo se gasta el dinero, recomendó este jueves la Contraloría del Congreso, reporta EFE.

Esos programas han sido objeto de polémica tras la detención en diciembre de 2009 y posterior condena del agente USAID Alan Gross en Cuba, condenado por haber introducido en Cuba material de comunicación de uso militar a fines de espionaje e injerencia.

El informe de este año fue solicitado por la oficina del entonces senador demócrata John Kerry, que desde el pasado lunes es el nuevo secretario de Estado.

“Los riesgos de seguridad y los desafíos relacionados con la entrega de ayuda (a Cuba) persisten”, explicó el informe.

La Contraloría, que mandó a funcionarios a La Habana para revisar el desempeño de la Sección de Intereses, identifica a 22 contratistas que han desarrollado actividades relacionadas con la isla, ya sea a través de personal propio o de subcontrastistas, como fue el caso de Gross.

El informe sugiere al Departamento de Estado que implemente reglas claras para” guiar a los subcontratistas en su trabajo” en una isla que “continúa planteando sustanciales desafíos para la asistencia estadounidense”.

“Nuestros programas en Cuba son comparables a lo que nosotros y otros donantes hacen en todo el mundo”, declaró a la AFP vía telefónica Mark Lopes, subadministrador adjunto de USAID para América Latina y el Caribe.

Tanto Gross, que cumple 15 años de cárcel en la isla, como su esposa Judith han interpuesto una querella contra la USAID-DAI por no advertirlo de los riesgos que corría al violar las leyes cubanas, similares en el tópico a las de Estados Unidos.

La USAID, a menudo calificada de fachada de la CIA, se ha visto implicada recientemente en un otro escándalo de corrupción tras publicarse los datos de una investigación al respecto.

El Departamento de Justicia estadounidense está investigando una posible manipulación de las licitaciones y admite que puede tratarse de una red de corrupción. Se investiga a la consejera general, Lisa Gomer, que supuestamente amañó contratos para beneficiar a otro responsable de la agencia, David Ostermeyer, quien iba a retirarse.

La imagen de la USAID ya ha sufrido varios golpes después de verse inmersa en diferentes polémicas en varios países. Así, el pasado mes de septiembre Moscú informó a Washington de que debía cerrar su oficina en Rusia por desarrollar actividades en este país que no se correspondían con las que estaban previstas.

En verano de 2012, los Gobiernos de Ecuador, Nicaragua y Venezuela también pidieron la expulsión inmediata de la agencia de esos países por sospechas de injerencias en la soberanía nacional.

Además, en 2008 la USAID también fue expulsada de una zona central de Bolivia por promover presuntamente un golpe de Estado contra el Gobierno de Evo Morales.|Con informe de CONTRAINJERENCIA

Comentarios