Hipócritas: el chiquero de la OEA

Norelys Morales Aguilera.─ No hace tanto la Organización de Estados Americanos (OEA) quiso que Cuba volviese a su chiquero. Recientemente el alabardero gringo Luis Almagro mientras descalificaba las elecciones en Cuba, consideraba a la Isla como parte suya.

Si se recuerda esto deberá recordarse también, que el canciller de Fidel Castro, nombrado canciller de la dignidad, Raúl Roa García, el 31 de enero de 1962 cuando Cuba fue expulsada de ese "ministerio de colonias yanqui", dijo categórico: "Me voy con mi pueblo, y con mi pueblo se van de aquí los pueblos de Nuestra América". [1]

Resulta que a pesar de coyunturas y de gobiernos independientes, los pueblos nunca han estado verdaderamente representados en ese organismo. Desde 2009 la OEA ha coqueteado con que Cuba retorne, pero la posición del gobierno revolucionario es diáfana. "En nuestra opinión, la OEA desde su fundación fue, es y será un instrumento de dominación imperialista y ninguna reforma podría cambiar su naturaleza, ni su historia. Por eso Cuba jamás regresará a la OEA", ha dicho Raúl Castro en condición de presidente de la República.[2]

Demasiado ha traicionado la OEA a los pueblos de Nuestra América plegada a los intereses intervencionistas de Estados Unidos

Solo así se explica el vergonzoso silencio del ente ante violaciones de derechos humanos y libertad de expresión, y que se declaren paladines de la libertad quienes: [3]

  • Respaldan el genocidio israelí contra Palestina.
  • Los que nada dicen del baño de sangre Mexicano.
  • Los que guardan silencio ante los constantes asesinatos de líderes sociales y de izquierda en Colombia . 98 líderes sociales han sido asesinados en el 2018
  • Los que nada hacen contra el gobierno fraudulento y asesino de Honduras.
  • Los amigos de Arabia Saudita, país que es gobernado por una familia como si fuera una finca personal.
  • Los que han patrocinados las más perversas dictaduras en el continente.
  • Los que nada dicen del golpe de estado en Brasil y la persecución política contra Lula Da Silva

Pero también la OEA

  • Apoyó  en 1954 a la intervención en la Guatemala de Jacobo Arbenz, 
  • Hizo silencio ante la invasión a Playa Girón en abril de 1961 y ante las acciones terroristas cometidas contra Cuba
  • No se dio por enterada del desembarco de marines estadounidenses en República Dominicana en 1965
  • En 1982, la OEA no se inmutó durante la Guerra de las Malvinas, donde se enfrentaron Argentina y Reino Unido 
  • En 1983, en Granada, no condenaron el asesinato del Primer Ministro Maurice Bishop fue derrocado por un golpe militar, mientras se produjo la intervención norteamericana en esa pequeña isla caribeña 
  • La OEA guardó silencio ante la Operación Cóndor
  • La OEA calló ante los conflictos bélicos en Centroamérica, y también lo hizo ante la invasión a Panamá en 1989.
  • La OEA no condenó el golpe de estado en Venezuela, en abril de 2002.

Es inagotable la lista de tropelías.

Si para expulsar a Cuba de la OEA hicieron maniobras retorcidas que se sintetizan en que la Isla abrazaba el marxismo, de lo que se trata hoy es de quién abraza o no a "Don Dinero y la corrupción".

La tragicomedia con Venezuela

Al decir, tragicomedia la referencia es a que Venezuela se encuentra en un proceso de abandono del ente y aun así es expulsada a instancias del vice presidente de Estados Unidos Mike Pence.

La obsesión de Estados Unidos contra la nación bolivariana no es solo cuestión de los inmensos recursos que posee, sino de que hay una alternativa posible a la explotación y la desigualdad, de que es posible crear un sistema de bienestar. De hecho presenciamos guerra cruenta de nuevo tipo, con muchas similitudes a lo que le han hecho a Cuba durante década, y hemos vencido, que conste.

19 países intentaron aprobar una resolución ilegal contra Venezuela en la OEA la noche de este martes, pasando por encima de la Carta Constitutiva del organismo, mientras 15 la rechazaron de plano, por lo cual no fue aprobada, registrándose la repetición del fracaso norteamericano en esa instancia.

“Ustedes han puesto la resolución por encima de los instrumentos constitutivos y la Carta Democrática interamericana”, expresó el canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, en su derecho de palabra ante la plenaria de la 48° Asamblea General que se desarrolló en la sede de la institución en Washington, EE.UU.

La OEA pasará en algún momento al basurero de la historia con sus hipocresías sobre los derechos humanos y la libertad de expresión. Hipócritas los que se autotitulan demócratas. Ya lo había reflexionado Fidel Castro: [4]

"En este hemisferio los pobres jamás tuvieron libertad de expresión, porque nunca recibieron la educación de calidad y los conocimientos eran reservados únicamente para las élites privilegiadas y burguesas. No culpen ahora a Venezuela, que tanto ha hecho por la educación después de la Revolución Bolivariana, ni a la República de Haití, abatida por la pobreza, las enfermedades y catástrofes naturales, cual si esas fuesen las condiciones ideales para la libertad de expresión que proclama la OEA. Hagan lo que hace Cuba: ayuden primero a formar masivamente personal de salud de calidad, envíen médicos revolucionarios a los más apartados rincones del país, que contribuyan en primer lugar a preservar la vida, transmítanles programas y experiencias de educación; exijan que las instituciones financieras del mundo desarrollado y rico envíen recursos para construir escuelas, formar maestros, producir medicamentos, desarrollar su agricultura y su industria, y después hablen de los derechos del hombre."

Notas

[1] http://misiones.minrex.gob.cu/es/articulo/raul-roa-garcia-revolucionario-de-todos-los-tiempos
[2] http://www.cubadebate.cu/noticias/2016/06/04/minuto-a-minuto-en-la-vii-cumbre-del-caribe-en-la-habana/#.WxgZUp9KjIU
[3] https://www.facebook.com/profile.php?id=100010527945380
[4] http://www.fidelcastro.cu/es

No hay comentarios.: