9/11/16

Una victoria para la política del miedo, el odio y la división

Yanis Varoufakis.─  El triunfo de Donald Trump marca el fin de una época en la cual un confiado e stablishment pregonaba el fin de la historia, el fin de la pasión y la supremacía de una tecnocracia trabajando para el 1%. Pero la época que comienza no es nueva. Es una variación de los años treinta, con economías deflacionarias, xenofobia y una política de "divide y reinarás". 

La pasión ha regresado a la política, pero no de una forma que vaya a ayudar al 80% que ha quedado afuera desde los años setenta. La pasión ahora alimenta la misantropía. La pasión explota la furia de ese 80% para reacomodar el poder de arriba, mientras el 80% queda moribundo, traicionado y dividido. Es NUESTRO deber detener esto. Es NUESTRO deber emplear la pasión para la causa del humanismo.

Las tonterías del establishment lo están llevando a su muerte. Incapaz de comprender la crisis económica que creó, mataron la Primavera Griega porque podían. Llevaron a la mayoría de las familias británicas a una austera desesperanza. Arrastraron a miles de alemanes a mini-empleos. Conspiraron para contener el posible efecto de Bernie Sanders. Y cuando Amanecer Dorado, Brexit, Alternativa para Alemania y Donald Trump fueron el resultado, respondieron con una mezcla de desdén, negación y pánico.

La política mundial está viviendo más cambios radicales que nunca desde los años treinta. Una Gran Deflación se está apoderando de ambos lados del Atlántico, rearmando las fuerzas políticas que estaban dormidas desde 1930. El uso que hace el presidente Trump de tácticas y discursos dignos de Mussolini es sólo un síntoma de la puesta en escena de esta época sombría.
¿Qué debemos hacer?

El espectro del Nacionalismo Internacional que se nos viene encima (desde Trump y el Brexit hasta los gobiernos de Polonia y Hungría, la Alternativa para Alemania, el próximo presidente austríaco y Marine Le Pen) sólo puede ser derrotado por el Progresismo Internacional que está construyendo el Movimiento por la Democracia en Europa ( DiEM25 ) .

Pero, claramente, Europa no es suficiente. Los progresistas en Estados Unidos, que apoyaron a Bernie Sanders y a Jill Stein, deben unirse a los progresistas de Canadá y América Latina, para crear el Movimiento por la Democracia en las Américas. Los progresistas de Medio Oriente, que se están desangrando contra el Estado Islámico, contra las tiranías y también contra los gobiernos-títere de Occidente, deben unirse a los progresistas palestinos e israelíes para construir el Movimiento por la Democracia en Oriente Medio.

En 1930, nuestros ancestros fracasaron en conectarse con demócratas de otros sitios del mundo para detener la putrefacción. Ahora debemos triunfar donde ellos fracasaron.

Hoy, en el día de la victoria de la política del miedo, el odio y la división, nos comprometemos a luchar contra el Nacionalismo Internacional, a formar un Progresismo Internacional efectivo y poner la pasión al servicio del humanismo.

Traducción de Lucía Balducci
http://www.eldiario.es/zonacritica/victoria-politica-miedo-odio-division_6_578552158.html
Publicar un comentario