27/11/16

Asco por Trump y sus electores miamenses

El asco que me produce Donald Trump no me permite escribir con serenidad en este caso, que se trata de la pérdida física de Fidel Castro, alguien que tiene lugar reservado en el alma cubana. Estamos de duelo todas las personas de buena voluntad de Cuba y el mundo. No hemos terminado de despedirnos y ya una piensa ¿qué haría Fidel?

Por lo pronto me limito a tomar nota y no voy a repetir su grosera expresión pública ni calificarla, pues se puede leer en los mass media, en propio Twitter @realDonaldTrump y fue a más en un comunicado posterior, así como su vicepresidente Mike Pencey @mike_pencey y otros legisladores mafiosos como Ileana Ros-Lehtinen y Ted Cruz.

Cito al colega M.H.Lagarde, quien afirmó, que es otra muestra de la ineptitud política y la proyección neofascista de Trump, arremetió el pasado sábado contra el pueblo de Cuba, al que no le perdonan la dignidad y las derrotas que con Fidel les fueron obsequiadas a los halcones del imperio y sus mercenarios.

La cancillería cubana o las autoridades no han indicado reacciones. Seguramente también han tomado nota.

Los dichos de Trump contrastan con las declaraciones de decenas de dirigentes políticos y figuras mundiales, incluyendo las del presidente saliente de Estados Unidos, Barack Obama, quien resaltó las emociones poderosas que provocó el compañero Fidel a lo largo de su vida, cómo impactó la Revolución en la vida de los cubanos y expresó sus condolencias a la familia del líder cubano.
La última bravuconada de Trump, también indicó Lagarde, estuvo a tono con la inmoral fiesta para celebrar "por la muerte de Fidel" que cientos de electores trumpistas protagonizaron, en la madrugada del sábado, frente al restaurante Versailles de Miami, donde brindaron con champan y gritaron ofensas contra la memoria del recién fallecido líder cubano.

Trump dijo que se unía "... a los cubanoestadounidenses que me respaldaron durante la campaña presidencial, incluyendo la Asociación de Veteranos Brigada 2506 que me dio su apoyo, con la esperanza de que un día pronto veamos una Cuba libre".

Por lo visto el nuevo presidente quien perdió por sus pronunciamientos contra los inmigrantes y las mujeres la elección popular frente a la candidata demócrata Hillary Clinton, nada menos que por una diferencia de dos millones de votos, parece dispuesto a repetir el error de aquellas administraciones norteamericanas que optaron por beneficiar a un grupo de mafiosos herederos de la sangrienta dictadura de Fulgencio Batista en detrimento de los derechos humanos, no solo de la inmensa mayoría del pueblo de Cuba, sino también de los propios ciudadanos estadounidenses.

Durante su visita electorera a la brigada 2506 alguien debió decirle al próximo mandatario como un grupúsculo de mafiosos anticubanos embarcó con sus mentiras a la administración Kennedy en la fallida invasión de Bahía de Cochinos, la primera gran derrota del imperialismo en América.
Los batistianos, que después de asesinar a 20 mil jóvenes cubanos, y que tras el triunfo de la revolución encontraron asilo seguro en los Estados Unidos, lograron entonces convencer al gobierno de turno de que cuando los miembros de la invasora brigada 2506 desembarcaran en la Ciénaga de Zapata el "oprimido" pueblo de Cuba se lanzaría a las calles en su apoyo.

Como se sabe ocurrió todo lo contrario, el pueblo de Cuba salió a las calles en masa pero para seguir a su líder Fidel Castro a defender a la recién proclamada primera Revolución Socialista en América a solo 90 millas del imperio. La invasión de los electores de Trump duró solo 72 horas.

Si a partir de este lunes el nuevo presidente no está muy ocupado con el reality show de elegir su gabinete o en acariciar a alguna que otra modelo deslumbrada por su dinero, podrá conocer al verdadero pueblo libre de Cuba cuando salga de nuevo a las calles a rendirle tributo póstumo al más grande cubano del siglo XX.

Será sin dudas otra oportunidad para Donald Trump de elegir entre la verdad y la mentira, entre los vencedores o los derrotados. Pero, un sujeto como Trump su elección ya está hecha, y la de los cubanos también. Que tome nota.
Publicar un comentario