25/7/15

Réplica a enemigos de probable visita de Obama a Cuba

Nicanor León Cotayo.-- Bajo la firma de Nora Gámez Torres, el Nuevo Herald habló  sobre una reunión efectuada el miércoles en la Casa Blanca donde se abordó el asunto.

Aún sin resultar algo oficial, ya la extrema derecha intenta crearle gruesas dificultades.

¿Participantes? Funcionarios de esta y del Departamento de Estado, algunos de los cuales pidieron “no ser identificados”.

A ellos endilgaron haber dicho que antes de realizarse la visita examinarían el progreso de su nueva política hacia Cuba en varios frentes.

Citan, a manera de ejemplos, el avance en el uso de Internet, el desarrollo de los pequeños negocios privados y, como era de esperar, los derechos humanos.

Sobre esto último cabe recordar que en ningún momento las autoridades cubanas evadieron el tema “siempre que se analizaran las situaciones de aquí, pero también las de allá”.

Estas serían áreas –escribe Gámez-  en las que se desearían ver mejoras a la hora de considerar una visita presidencial.

Aunque, remitida al portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, aclara  se trata de requisitos no forzosos antes de su posible traslado a La Habana.

Otros asistentes sin nombre a la reunión difundida por el Herald  habrían dicho que la evaluación al respecto se efectuaría a principios de enero.

Sin embargo, eso último fue también rectificado, según Gámez por un funcionario tampoco identificado de la Mansión Ejecutiva.

¿Qué dijo? En ningún momento durante la reunión del miércoles ellos establecieron un mes concreto para ello.

Además, un científico social de  Brookings Institution, Ted Piccone, advirtió que la Casa Blanca no parece haber decidido acerca de la fecha y las condiciones específicas del viaje.

La periodista Nora Gámez Torres recordó que congresistas de origen cubano critican a Obama su actual política hacia la isla porque no le aporta mucho en el tema de los derechos humanos.

La voz más alta entre ellos ha sido otra vez la doblemente pequeña Ileana Ros-Lehtinen.

Tomando en cuenta sus ardientes desvelos por esos derechos vale la pena emplazarla a lo siguiente:

¿Se atreverían usted y sus compañeros de viaje a enjuiciar el caso de Sandra Bland?

Para que comiencen a informarse al respecto, ella era una mujer negra de 28 años de edad, vivía en un municipio de Texas, cometió una leve infracción del tránsito, la arrojaron en una cárcel y 72 horas después localizaron su cadáver en la celda. ¿Versión oficial? Suicidio.

Para más detalles, amén de fuentes de Estados Unidos, pueden leer un periódico absolutamente afín a ustedes, ABC.es, de Madrid, fecha 22 de julio 2015.

“Un nuevo caso de detención violenta que ha acabado en muerte sacude a Estados Unidos. Las autoridades del estado de Texas han hecho públicas las imágenes de la detención de una mujer de raza negra a manos de un agente blanco”.

¿Cuál fue su crimen? Lo narra ABC: El policía mandó parar el coche a la mujer por no poner el intermitente en un cambio de carril. Seguidamente le ordenó que apagara el cigarrillo que se iba fumando, “a lo que la mujer se negó”.

“El agente acabó sacándola del vehículo a punta de pistola antes de empezar una fuerte discusión. Todo ello fue grabado por la cámara instalada en el coche de policía”.

Y continúa ABC: El sonido se mantiene aunque ambos desaparecen del campo de visión de la cámara cuando “se escucha a la mujer gritar contra el policía, “al que le reprocha que le haya golpeado la cabeza contra el suelo”.

El la acusa de haberle golpeado y de oponerse a su detención. “Tres días después, el cuerpo de la joven apareció sin vida en la celda”.

Un senador de Texas, Royce Wets, declaró a la France Press: “Creo que cualquiera que vea este video entiende que Sandra Bland no debería haber sido arrestada”.

¿Se animan Ileana Ros-Lehtinen y sus hombres a declarar algo sobre el tema que hasta aquí han ignorado?

Disminuyan un tanto sus maquinaciones contra un probable viaje de Obama a Cuba y fijen su posición ante el nuevo crimen racista que cubre aún más de fango la historia de su país.
Publicar un comentario