16/4/15

Miami: Alianza Martiana se pronuncia sobre eliminación de Cuba de países terroristas

Mediante Nota de Prensa, las organizaciones de la emigración cubana que en Miami integran la coalición Alianza Martiana: la Brigada Antonio Maceo, la Alianza Martiana [como organización individual], la Asociación José Martí, la Alianza de Trabajadores de la Comunidad Cubana, la Asociación de Mujeres Cristianas en Defensa de la Familia, y el Círculo Bolivariano de Miami, dejan saber su regocijo por la tardía aunque bienvenida decisión del Presidente Barack Obama de excluir a Cuba de la lista del Departamento de Estado de “Países Patrocinadores del Terrorismo”.

El comunicado continúa textualmente.

Esta justa decisión es imprescindible para facilitar el muy ansiado restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Cuba. Comienzo de un complicado proceso de la plena normalización de relaciones entre ambos pueblos y ambos gobiernos.

Cuba nunca ha sido un país patrocinador del terrorismo. La decisión de la Administración de Ronald Reagan de incluir en 1982 a Cuba en esa lista de su gobierno obedeció a su diseño para destruir la independencia cubana. Fueron razones que nada tenían que ver con la verdad.

La verdad es muy diferente. Cuba, desde 1959, ha sido víctima de una cruel, vergonzosa y criminal política de terrorismo de Estado mantenida por los gobiernos de Estados Unidos, la cual por décadas nuestras organizaciones en Miami han denunciado. Miles de muertos y discapacitados físicos de por vida han sido las terribles consecuencias para las familias cubanas, nuestras familias. Un joven dirigente de una de las organizaciones que integran la Alianza Martiana, la Brigada Antonio Maceo, Carlos Muñiz Varela, fue asesinado en abril de 1979, en San Juan de Puerto Rico, va a hacer a final de este mes, 36 años. Sus asesinos, terroristas de la extrema derecha cubana principalmente radicados en Miami quienes son los responsables de su muerte, no han sido encausados por este crimen. Como tampoco estos terroristas lo han sido por las miles de muertes de otros cubanos radicados en Cuba y en otros países. Exigir que estos asesinos, los terroristas que han ejecutado la política de terrorismo de Estado de Washington, sean encausados por sus odiosos crímenes -- para que así se logre hacer justicia--, también es parte del proceso de normalización de las relaciones entre ambos países.

La plena normalización de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba será un proceso que requerirá el desmantelamiento por parte del gobierno de Estados Unidos de todos los andamiajes de su política de agresión permanente en contra del pueblo cubano mantenida por Washington desde 1959 hasta la fecha, incluyendo por sobre todo la política genocida de Bloqueo.

Fácil no será. Pero ésta se requiere para que exista la concordia, el entendimiento y respeto necesarios para que exista la paz y la fraternidad entre ambos pueblos. Ansia de todos los seres humanos de buena voluntad, en Estados Unidos, en Cuba y en el resto del mundo.

Sin lugar a duda entendemos que esta requerida nueva política en relación a Cuba, iniciada valerosamente en este país por el Presidente Obama, tiene el entusiasta apoyo de una importante y creciente mayoría de los emigrados cubanos residentes en Miami y en el resto del país, como también la tiene por parte de una importante y creciente mayoría del pueblo de los Estados Unidos. /Cortesía Andrés Gómez
Publicar un comentario