12/2/15

Privatizar la guerra en el escenario mediático: VOA y Radio TV Martí

Norelys Morales Aguilera.-- La experiencia de privatizar la guerra se traslada a los medios con los casos emblemáticos de esta fórmula de guerrear: Radio TV Martí y la Voz de los Estados Unidos (VOA) de acuerdo con la propuesta de la Junta de Gobernadores de Radiodifusión (BBG, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos.

La lógica de crear fuerzas armadas privadas, es decir el mercenario, cuya función responde únicamente a la lógica del dinero, resulta la mejor vía para escapar a un control estatal o gubernamental supuestamente democrático de gestión, que en el caso estadounidense correspondería a sus instituciones y funcionarios electos.

Dos libros publicados en 2009 cuentan al respecto de estas prácticas de mercenarismo y ganancias fuera de control iniciadas en la guerra de EE.UU. en Irak. Uno  de esos textos es sobre la empresa Halliburton/KBR y la otra Blackwater, pioneras en el empeño.

Para efectuar esta práctica ahora en la guerra mediática, la BBG propuso la creación de una nueva organización privada, que llevará a cabo los programas de esta entidad gubernamental para transmisiones hacia América Latina y el Caribe, incluyendo Cuba.

Con anterioridad, el 23 de enero de 2013 la secretaria de Estado, Hillary Clinton, había testimoniado en el Comité de Asuntos Exteriores una contundente confirmación: "La Junta de Gobernadores de Radiodifusión está prácticamente extinta en términos de su capacidad de ser capaz de decirle un mensaje a todo el mundo." (ver video)

De acuerdo con el documento del presupuesto 2016 la BBG canalizaría los fondos para la subvención de esta organización “sin fines de lucro”, que ya “no será considerada como una agencia federal”, según cita el blog Along the Malecon versionado por Cubadebate y el blog Descubriendo Verdades.

No obstante, la organización privada “deberá cumplir con los mismos estándares, profesionalismo y la responsabilidad necesarios”, señala el documento.  Por lo expuesto antes, sobre privatizar la guerra mediática, a todas luces eso será imposible, especialmente en el caso cubano si solo se observa el staff de realizadores y sus prácticas antiéticas y corruptas.

Las subvenciones al que resulte concesionario se ajustarán a las disposiciones de la ley que requiere una entidad federal para llevar a cabo la difusión hacia Cuba y otros países de América Latina y el Caribe.

El blog BBG Watch asegura que estos cambios equivalen a la “des-federalización de la Oficina de Transmisiones hacia Cuba (OCB), que opera Radio y TV Martí para Cuba y la Voz de América (VOA), de alcance latinoamericano”.

“Sospecho que la creación de esta nueva organización privada reducirá la transparencia y hará más difícil saber cómo la BBG está gastando el dinero de los contribuyentes”, afirma Tracey Eaton, autor del blog Along the Malecon.

Las organizaciones privadas de EEUU financiadas por el gobierno, rara vez ofrecen información detallada sobre cómo se gasta el dinero destinado a operaciones en Cuba. Estos grupos incluyen el Republican Institute, el National Democratic Institute, el International Relief and Development y otras organizaciones.

Estos grupos reciben decenas de millones de dólares de los fondos del gobierno de Estados Unidos cada año. Son organizaciones poderosas y ejecutan programas en todo el mundo, pero colapsarían si no fuera por el apoyo federal.

Registros financieros disponibles prueban que estas organizaciones suelen publicar sólo detalles generales acerca de cómo gastan el dinero y por lo general se niegan a revelar quiénes son los subcontratistas.

“Me pregunto si esta nueva organización financiada por la BBG seguirá el mismo patrón”, añade Eaton.

Radio y Televisión Martí son servicios de radio y televisión internacional financiados por el gobierno de los Estados Unidos, que transmite en español desde Miami, violando disposiciones internacionales. Las operaciones de Radio Martí y TV Martí son supervisadas por la Oficina de Transmisiones para Cuba, fundada en 1990, pero están bloqueadas en la Isla por atentar contra la soberanía, hacer reiterados llamados a la subversión y distorcionar noticias y hechos. Los cubanos afirman que es la "TV que no se Ve"

Radio Martí fue creada en 1983 por el presidente Ronald Reagan, con una programación caracterizada por una extraordinaria agresividad, la intromisión en los asuntos internos de Cuba, la promoción de las actividades delictivas y el estímulo a las salidas ilegales del territorio nacional.
Publicar un comentario