Nuevas tácticas y estrategias subversivas del Imperio y sus aliados, un análisis marxista

Martha Lidia Ferreira Fernández.― Permítaseme una pequeña introducción citando el “Qué hacer” de Vladimir Ilich Uliánov (Lenin). “A un marxista no le cabe duda de que la revolución es imposible sin una situación revolucionaria; además, no toda situación revolucionaria desemboca en una revolución. ¿Cuáles son, en términos generales, los síntomas distintivos de una situación revolucionaria? Seguramente no incurrimos en error si señalamos estos tres síntomas principales:

1) La imposibilidad para las clases dominantes de mantener inmutable su dominación; tal o cual crisis de las “alturas”, una crisis en la política de la clase dominante que abre una grieta por la que irrumpe el descontento y la indignación de las clases oprimidas. Para que estalle la revolución no suele bastar que “los de abajo no quieran”, sino que hace falta, además, que “los de arriba no puedan” seguir viviendo como hasta entonces.

2) Una agravación, fuera de lo común, de la miseria y de los sufrimientos de las clases oprimidas.

3) Una intensificación considerable, por estas causas, de la actividad de las masas, que en tiempos de “paz” se dejan expoliar tranquilamente, pero que en épocas turbulentas son empujadas, tanto por toda la situación de crisis, como por los mismos “de arriba”, a una acción histórica independiente. Sin estos cambios objetivos, no sólo independientes de la voluntad de los distintos grupos y partidos, sino también de la voluntad de las diferentes clases, la revolución es, por regla general, imposible. El conjunto de estos cambios objetivos es precisamente lo que se denomina situación revolucionaria”.

Adentrándonos en la estrategia y la táctica como la ciencia de dirigir la lucha de clase, podemos decir que:

Mientras el fin de la estrategia es ganar la guerra, la táctica persigue objetivos menos esenciales, pues no se propone ganar la guerra tomada en su conjunto, sino tal o cual batalla, tal o cual combate, llevar a cabo con éxito esta o aquella campaña, esta o aquella acción, en correspondencia con la situación concreta del período dado de ascenso o descenso de la revolución. La táctica es una parte de la estrategia, a la que está supeditada, a la que sirve.

Este viernes 25 de agosto de 2014, fueron denunciadas, por el Periodista y Conductor Walter Martínez, en su Programa "Dossier" (VTV y TELESUR), las acciones del Instituto Nacional Demócrata (NDI, ligada a la USAID y NED), con detalles exactos de la estrategia a seguir para conseguir desestabilizar el Gobierno venezolano, a través de distintas opciones, que incluyen la violencia. Leyó, en su totalidad, el contenido de un correo, mostrando la grave amenaza conspirativa que se planea en contra de Venezuela desde el exterior. Tácticas y estrategias que se plantean retrotaer el ascenso de masas a una nueva situación de dependencia, que favorece intereses foráneos y que dejarán algunas “ventajas” a las oligarquías “nacionales”, como bases temporarias de sustentación.




Walter Martínez (Montevideo, 6 de abril de 1941 – 73 años de edad) es un Periodista y Corresponsal de guerra uruguayo, nacionalizado venezolano. Actualmente reside en Caracas (capital de Venezuela). Es conductor del programa de análisis Dossier, tanto de Televisión como de Radio y Prensa escrita. También fue Corresponsal de Prensa en la ONU con 25 años de trayectoria. Viajó hasta el balneario de Punta del Este, a principios de agosto de 1961, con el objetivo de apoyar al Che Guevara en la Conferencia del Consejo Interamericano Económico Social. Estudió en la Academia de Aviación Militar en Uruguay, de la cual pidió la baja honorífica. En diciembre de 1969 visitó Venezuela, en una visita de cortesía, y se quedó a vivir. Vale destacar que hoy en día se encuentra dirigiendo dicho Programa, en el Canal VTV, y es retransmitido por la cadena de noticias sudamericana Telesur.

Llama poderosamente la atención, como algunas “Identidades” han comentado, al pie del Video, en Youtube, con saña detractora, la supuesta “injerencia cubana” en Venezuela, defendiendo, a su vez, las políticas Imperiales que debieran implementarse en ese país… para “salvarlo”. Si les dolió tal difusión significa que encierra una verdad que lleva al ataque porque se carece de pruebas para desmentir.

Por otra parte, José Ángel Mauri, Jefe del Departamento de Relaciones Internacionales de la Unión de Jóvenes Comunista de la Cuba, exigió, en el VI Encuentro de Jóvenes, el cese inmediato de las operaciones injerencistas, promovidas por la Agencia Norteamericana para el Desarrollo Internacional (USAID). FORO DE SAO PAULO (27/08/2014). Además, proponen abogar por la unidad de las nuevas generaciones para respaldar el proceso integracionista de América Latina y el Caribe, y a los Gobiernos progresistas de la zona, ante las amenazas desestabilizadoras de la derecha.

Esta no sólo tiene una estrategia para desestabilizar Venezuela, sino una, abarcativa a todos los países que defienden su soberanía, impidiendo la injerencia, más o menos descarada, según el caso. Esta oligarquía nacional, a la que suman “tontos útiles” de diverso origen, lumpen, y en su carácter apátrida, no se sostienen económica y técnicamente solas.

Necesitan de los centros de Poder Imperiales donde, muchas veces, juegan personalismos y superestructuras incluso, por encima del Gobierno de EEUU y aliados táctico/ estratégicos.

El cruce de información entre Luis Ernesto Nuñez Bertoldo ( Inunez@ndi.org ), asesor y ex Director Internacional del NDI (con Sede en Lima, Perú) para toda Latinoamérica, y Wendy Ramírez, Directora de Programas para Venezuela, evidencian el uso de lo antedicho en beneficio de apátridas pro imperialistas.

Vale decir, que SUS tácticas acumulen en la estrategia imperial, “usando” el descontento de la población (contrabando, acaparamiento, corrupción de todo tipo) creado, manipulado, para generar un subjetivo de masas contra el Gobierno de Venezuela y sus férreas políticas para evitarlo.

Agapito Mañon, (agapitoman1926@yahoo.com) el jueves 14/08, en Aporrea, transcribe el texto completo del correo suministrado por amigos venezolanos residentes en Perú. Y agrega que:

Todo parece indicar que han rediseñado el accionar de la organización opositora venezolana del “Comando Simón Bolívar” (@ComandoSB - Perfil oficial del Comando Simón Bolívar – Venezuela Somos Todos - CAPRILES) para incrementar la promoción de acciones contra el gobierno de Nicolás Maduro.

En el texto de Bertoldo a Wendy Ramírez se le “llama la atención” sobre gastos y organización ante una visión del pueblo venezolano desfavorable a los intereses que se pretenden lograr: “Mi apreciación, es que el problema fundamental radica en la falta de fuerza y sintonía de intereses que tiene actualmente la oposición venezolana”, le hace saber. En Twitter, en consonancia, se ha incrementado el número de quejas sobre todo aquello que primero logran que falte para luego resaltar su carencia. Lo mismo que hacen en todos los países del mundo.

Continúa: Lo esencial, en estos momentos, es lograr un líder con elevadas capacidades, en mi opinión, este hay que buscarlo fuera de los dirigentes de los partidos tradicionales que también están muy desgastados y su fuerza movilizadora es baja. O sea, debemos trabajar en función de seleccionar y preparar de forma rápida e inmediata un nuevo líder de la oposición en Venezuela.

También, como parte de su estrategia tratan por todos los medios de promover un clima de total desestabilización interna en Venezuela que obligue al gobierno bolivariano a retirar la colaboración que brinda a otros países latinoamericanos, lo cual consideran contribuiría, supuestamente, en la total desaparición de las ideas del socialismo del siglo XXI en la región, agrega.

Los que actúan allí son “asalariados” de la misma Contratista que introduce jóvenes en Cuba, con igual estrategia y tácticas acordes.

Un programa del Gobierno de Barack Obama envió, en secreto, a jóvenes latinoamericanos a Cuba, usando como fachada la creación de programas cívicos y de prevención de salud, con el fin de provocar un cambio político en la isla, en una operación clandestina, que puso a los extranjeros en peligro, en momentos en que Alan Gross había sido arrestado, en la República de Cuba, mientras trabajaba como Contratista para la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), como parte de un programa para ingresar, ilegalmente, tecnologías de telecomunicaciones a Cuba.

Por lo menos desde principios de octubre de 2009, un proyecto supervisado por la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) envió a jóvenes venezolanos, costarricenses y peruanos a Cuba con la esperanza de que incitaran, en secreto, una rebelión. Los jóvenes trabajaron encubriendo para quién lo hacían, a menudo haciéndose pasar por turistas, y viajaron alrededor de la isla buscando personas que pudieran reclutar y convertir en activistas políticos.

En uno de los casos, los trabajadores montaron un taller de prevención del VIH que fue "la excusa perfecta" para reclutar a los nuevos líderes que estaban buscando.

La USAID y su Contratista, la Empresa Creative Associates International, continuó ejecutando el programa de jóvenes viajeros pese a que los funcionarios de la entidad del Gobierno le dijeron, en privado, a otros Contratistas, que debían considerar la suspensión de viajes a Cuba tras la detención del estadounidense Alan Gross, quien permanece encarcelado.

Semejanzas? Muchas: la misma Contratista de la USAID, el mismo modus operandi; estrategias y tácticas similares…

En Buenos Aires se realiza, la semana pasada, en Hotel Meliá, calle Reconquista 945, el “Foro de Buenos Aires por la Justicia, la Concordia y la Libertad”, de carácter internacional. Son lo residual del Plan Cóndor. Son la impunidad de las dictaduras militares y genocidios de Nuestra América, y vienen a confirmar que hicieron su trabajo, vienen a actualizar, a intercambiar experiencias y ajustar planes. Se plantean como objetivo “deliberar y organizar una acción enérgica y eficaz, a fin que prevalezcan la justicia, la concordia y la libertad”, lo que nosotros debemos entender como perpetuación de la impunidad en todo tipo de injerencia, de carácter táctico y estratégico.

Remarcar lo que hace falta, la disconformidad legítima de ciertos sectores sociales aún no incluidos y actuar sobre ellos, proveyéndolos de dinero y tecnología, para una manifestación opositora con clara intención desestabilizadora.

Human Rights Foundation (HRF), que se viene denunciando a nivel mundial como furiosa estructura de propaganda política para desprestigiar a los gobiernos de Evo Morales, Hugo Chávez y Rafael Correa, junto con la ONG UnoAmerica, estuvieron representados allí. HRF, con sede en EEUU, fue creada en 2005 por el venezolano opositor y multimillonario Thor Halvorssen Mendoza, cuyo padre fue agente de la DEA y la CIA, trabajó para la “contra” en Nicaragua y detenido por terrorismo en Venezuela. Lo integran también el famoso cubano disidente Armando Valladares, Agente de la CIA, Álvaro Vargas Llosa, el hijo del derechista Mario Vargas Llosa, y otros prominentes conspiradores contra el Gobierno de Hugo Chávez.

EEUU, y su actual Presidente, Barack Obama, necesita aliados “fuertes” porque esa es la magnitud que exige su identificación como enemigo declarado de la humanidad, su aislamiento y desprestigio. La tecnología actual es un ida y vuelta que nos ha puesto a evidenciar la realidad, lo inventado, lo omitido, los montajes, en cuestión de minutos, lo cual nos pone en condición de una pelea que, no por permanecer desigual, nos autoriza a sobredimensionar al enemigo principal.

Debemos estudiar, profundizar, aprender a ser verdaderos partisanos (término usado para referirse a un guerrillero que se opone a un ejército de ocupación) contra la impunidad y por un mundo mejor posible. NADA nos caerá del cielo, TODO será fruto dignificante de la lucha interna por un hombre nuevo, y un colectivo generado en la fragua de la partera de la historia: la lucha de clases!

“Y, en su calidad de participante en la lucha de masas, en la que intervino con todo el entusiasmo y pasión que le eran inherentes, desde su exilio en Londres, Marx emprende la tarea de criticar los pasos inmediatos de los parisienses, “valientes hasta la locura” y “dispuestos a tomar el cielo por asalto “ (Introducción a las cartas de C. Marx a L. Kugelmann).