4/9/13

El ataque “limitado” a Siria sin retórica es simple: derribar el gobierno y apoyar la oposición

En una reunión con legisladores, el Presidente Obama prometió lanzar un ataque “limitado” contra Siria, y sugirió que podría ampliar la ayuda de Estados Unidos a los rebeldes que luchan contra el régimen de Bashar al-Assad, según Democray Now!.

Obama declaró: “Estamos pensando en algo limitado. Algo proporcional, que reduzca las capacidades de Assad. Al mismo tiempo, tenemos una estrategia más amplia que nos permitirá mejorar las capacidades de la oposición, permitir a Siria liberarse de la terrible guerra civil, la muerte y los ataques que hemos visto en el lugar”.

En otro intento de obtener apoyo del Congreso, el Secretario de Estado John Kerry compareció ante el Comité de Relaciones Exteriores del Senado junto al Secretario de Defensa Chuck Hagel y el general Martin Dempsey. En sus comentarios, Kerry en un principio se negó a descartar el despliegue de “soldados en el lugar”, al afirmar que “no puede sacar la opción de la mesa”.

John Kerry, declaró: “En caso de que existiera una amenaza de que armas químicas cayeran en manos de Al-Nusra o alguien más, y que fuera claramente en el interés superior de nuestros aliados y de nosotros, los británicos, los franceses y otros, evitar que esas armas de destrucción masiva caigan en manos de los peores elementos, no quiero sacar la opción de la mesa, que podría estar o no disponible al Presidente de Estados Unidos, para proteger la seguridad de nuestro país”.

Más tarde, Kerry retiró sus comentarios acerca de enviar soldados estadounidenses, al afirmar que la Casa Blanca no tiene planes de hacerlo. Mientras tanto, el New York Times informa que al menos 50 rebeldes entrenados por la CIA cruzaron a Siria desde Jordania.

En las Naciones Unidas, el Secretario General Bank Ki-moon habló sobre la amenaza de un ataque liderado por Estados Unidos en Siria, y sostuvo que sería ilegal a menos que fuera autorizado por el Consejo de Seguridad, o si fuera en legítima defensa, como establece la Carta de las Naciones Unidas.

Ban Ki-moon declaró: “Debemos considerar el efecto de cualquier medida punitiva en el intento de evitar más derramamiento de sangre y facilitar una solución política al conflicto. El caos en Siria y en la región no es bueno para nadie. El uso de la fuerza es legal únicamente cuando se ejerce el derecho de legítima defensa en virtud del artículo 51 de la Carta de las Naciones Unidas o cuando el Consejo de Seguridad aprueba dicho acto”.
Publicar un comentario