Video: Radio Martí construyendo una noticia

Carlos Manuel Serpa Maceira es un testimonio viviente de cómo construir noticias falsas para ganar dinero o incitar a la violencia en Cuba. Siguen sus palabras. El video es irrebatible.

Serpa Maceira junto a unos de los jefes de la SINA, Michael Parmly

—La contrarrevolución ha vendido su alma al diablo. Son mercenarios, no son ni patriotas ni tienen convicciones. Están en función de los dólares, de hacer campaña y sacar dinero, y le voy a poner un ejemplo: Jorge Luis García Pérez (Antúnez), a quien le han dado tremenda fama hacia el exterior.

«Supuestamente, él dice que va a convocar una marcha contrarrevolucionaria en cualquier lugar de Cuba y de forma automática le mandan dinero para eso.

«Desde aquí reportan que en la “manifestación” estuvieron 150 ó 200 personas —lo que es incierto porque, cuando ha hecho algo, son él con dos provocadores más—, y ¿qué hace Antúnez con ese dinero? Pues se da la gran vida.

«Están los casos de Martha Beatriz Roque Cabello, que recibe por tonga la plata —y conocemos quién es Martha Beatriz—, de Elizardo Sánchez, de Juan Carlos González Leyva —este último es el secretario ejecutivo del autotitulado Consejo de Relatores de los Derechos Humanos en Cuba.

«González Leyva se ha cogido este problema del mercenarismo como un modo para obtener provechos personales; por ejemplo, a algunas de las mujeres con las cuales ha sostenido relaciones las ha sacado del país mediante el Programa de Refugiados de la SINA. También con el cuento de recargar las tarjetas de teléfono a los presos ha pedido dinero a organizaciones contrarrevolucionarias de Miami y luego mete la mano, se lo roba.

Está claro, afirma, que a ninguno de estos llamados disidentes les asiste la moral, lo único que los anima es dinero. Y además, buena parte de los que están vinculados a esos grupos han llegado, incluso, hasta a pedir que se recrudezca el bloqueo contra nuestra patria. LEER ENTREVISTA EN JUVENTUD REBELDE


1 comentario:

Che Genetic dijo...

Qué atrevidos que esos gorilas usen ese apellido. Imaginate que a mí se me hace bastante insoportable.

Abrazo